Llamenos ahora desde su teléfono!

Solo 37.000 de los 92.000 millones de pérdidas por catástrofes en 2015 estaban asegurados

Las pérdidas económicas totales provocadas tanto por eventos de la naturaleza como provocados por el hombre ascendieron a 92.000 millones de dólares en 2015, frente a los 113.000 millones de un año antes y muy por debajo de los 192.000 millones de media de los últimos 10 años, según el último estudio ‘Sigma’ de Swiss Re. De las pérdidas de 2015, unos 80.000 millones se debieron a las catástrofes naturales, entre las que destacó el terremoto de Nepal que fue el evento que causó el mayor daño.

Algo más del 40% de ese total –37.000 millones– corresponden a siniestros que estaban asegurados, lo que supone una cifra muy inferior a la media de los últimos 10 años, que fue de 62.000 millones.

El número de siniestros catastróficos durante 2015 fue de 353, de los 198 correspondieron a catástrofes naturales, que es mayor número registrado en un solo año según los registros ‘Sigma’.

De los 37.000 millones de dólares de pérdidas aseguradas a nivel mundial, 28.000 millones correspondieron a catástrofes naturales, casi el mismo importe que en 2014. La pérdida asegurada más grande del año –estimado entre 2.500 y 3.500 millones de dólares- fue causada por dos grandes explosiones en el mes de agosto en el puerto de Tianjin en China.

En Asia se produjeron las mayores pérdidas económicas, por un importe en torno a los 38.000 millones de dólares. El terremoto en Nepal fue el mayor desastre del año a nivel mundial, matando a cerca de 9.000 personas, la mayor pérdida de vidas en un solo evento, mientras que las pérdidas económicas se estiman en torno a los 6.000 millones.

El informe señala que las pérdidas a nivel mundial fueron bastante bajas si se comparan con la media de los últimos 10 años, debido principalmente a la benigna temporada de huracanes en Estados Unidos. Concretamente 2015 fue el décimo año en que ningún gran huracán tocó tierra. En América del Norte, la mayor pérdida fue consecuencia de una tormenta de invierno a mediados de febrero que causó daños en 17 estados, entre los que el más afectado fue el de Massachusetts. Las pérdidas aseguradas combinados fueron 2 mil millones de dólares, principalmente por estallidos de tuberías de agua heladas y el peso del hielo en los tejados y en general los daños por agua.

Por otra parte, 2015 fue también el año más caluroso de la historia. Las olas de calor provocaron numerosas pérdidas de vida en todo el mundo, mientras que largos períodos de altas temperaturas y la falta de precipitaciones causaron la sequía y los incendios forestales en muchas regiones. Concretamente en EE.UU. tuvieron el peor año de incendios forestales desde 1960 y también se registraron importantes incendios en Indonesia y Australia.

Por el contrario, hubo otras regiones del planeta que sufrieron precipitaciones extremas, como la India y el Reino Unido. Las estimaciones provisionales cifran las pérdidas aseguradas de las inundaciones en el Reino Unido alrededor de 2.000 millones de dólares.

Fuente de la noticia: Red Cumes