Llamenos ahora desde su teléfono!

Guerra de precios en los seguros de salud con descuentos del 50%

Las buenas perspectivas del segmento y la llegada de nuevos actores avivan la competencia.

Es el único de los ramos del seguro que ha seguido creciendo en plena crisis.

"Precio, precio y precio. Eso es lo único que le importa ahora al consumidor al contratar un seguro de salud”. Así de claro se muestra el consejero delegado de una importante compañía de seguros para describir la feroz competencia que se ha desatado en este ramo.

En los últimos meses, las aseguradoras que operan en el segmento de seguros médicos han recrudecido la batalla para captar clientes. Al igual que ha sucedido durante años con los seguros de coche o con las operadoras telefónicas, las compañías no dudan en llamar a sus clientes proponiendo descuentos para la renovación su póliza de salud. También proliferan contraofertas defensivas para retener clientes. “Cuando llamé a mi aseguradora para darme de baja, me propusieron mantener las condiciones que tenía, pero pagando la mitad”, explica una cliente.

Durante los últimos años, el seguro de salud ha sido el único segmento de esta industria que no se ha resentido. Así, mientras que los ingresos por pólizas de automóviles han ido menguando año tras año, hasta retroceder más de un 20% acumulado en siete años (2007-2014), el negocio de los seguros médicos ha crecido a tasas anuales del 3%.

“Se esperaba que con la crisis económica las familias renunciaran a su seguro de salud, o redujeran las coberturas, pero no ha sido así. Los españoles han demostrado que aprecian mucho este tipo de productos y que prefieren renunciar a otro tipo de gasto”, explica un veterano directivo del sector.

Esta capacidad de resistencia, y las buenas perspectivas de negocio en los próximos años, han animado a algunas compañías que no estaban en este ramo a entrar de lleno, con fuentes descuentos para alcanzar una masa crítica.

Es el caso de Néctar Seguros de Salud, filial del Grupo Hna (la Mutualidad de los Arquitectos), que empezó su andadura en 2009. Su oferta estrella es un seguro médico sin copagos, con un precio que parte de los 29,9 euros al mes, una tarifa impensable hace unos años.

Un sector con alta concentración

Los tres actores principales de este segmento tienen una cuota de mercado muy alta. SegurCaixa Adeslas (en la que Mutua Madrileña controla el 51% y CaixaBank el 49%) es el líder indiscutible, con el 27,8% de cuota y una facturación anual en este segmento que superó los 500 millones de euros en 2014. Los dos siguientes rivales, Sanitas (del grupo británico BUPA) y Asisa, ambas monocultivo, superan los 250 millones de primas imputadas. Entre las tres grandes controlan más de la mitad del mercado.

Esta fuerte concentración ha contribuido a mantener los precios estables, pero cada vez hay más jugadores que se intentan sumar a este atractivo segmento de negocio.

DKV, la cuarta aseguradora del ramo y propiedad del gigante alemán Munich Re, tiene un nivel de primas imputadas de más de 125 millones de euros. Como a otras firmas del sector, no le ha quedado más remedio que competir en precios. La compañía ha llegado a promocionar seguros médicos al 50% de descuento para nuevos clientes.

En el caso de Adeslas, su oferta actual regala a los nuevos asegurados hasta seis meses de póliza gratuita.

La buena marcha que ha caracterizado a los seguros de salud en los últimos años, se mantiene en 2015. Entre enero y septiembre, las aseguradoras que operan en este ramo ingresaron 5.562 millones de euros en primas, lo que supone un incremento del 3,31% respecto a la facturación del ejercicio anterior.

“El gran peligro para este sector es que se empiezan a generalizar malas prácticas. Compañías que captan clientes a cualquier precio, y que después intentan deshacerse de aquellos que enferman más porque les salen muy caros”, apunta Martín Navaz, presidente de la patronal de mediadores de seguros (Adecose). Estos intermediarios se encuentran con muchas quejas de clientes a quienes comercializaron una póliza de salud a un precio y que, al llegar a cierta edad o presentar ciertas patologías, sufren una subida drástica del precio.

Fuente de la noticia: Cinco Días